42 operaciones y un libro para contarlo - MJ Rodriguez
16582
post-template-default,single,single-post,postid-16582,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive
 

42 operaciones y un libro para contarlo

42 operaciones y un libro para contarlo

Para entender la historia de Santi Bermejo es necesario amar la vida. Aquí no vale tirar la toalla y la pasión por la lectura es opcional.

Para él las letras supusieron un refugio con alas de futuro, porque comenzó a leer durante las sesiones de diálisis y ahora que se encuentra mejor quiere ser escritor. “Mi madre, que es muy sabia, me dice que me prepare algo más… así que el día de mañana quisiera tener el título de conductor de vehículos sanitarios por si acaso”.

La madre mencionada es Luisa: la responsable del bienestar de Santi. ¿Qué no hace una madre por su hijo, verdad?

“Nací hace 19 años con válvulas de uretra posterior y a los 3 años me sometí a mi primer trasplante en Valencia. He estado mucho tiempo sin poder hacer una vida normal porque los hospitales han sido mi casa. Recuerdo la noche de Reyes que pasé allí, no fue fácil, pero lo más duro ha sido ver cómo mi familia se preocupaba por mí”.

Santi me cuenta que a día de hoy no se encuentra al 100% de salud y que para él es más que suficiente: “Ducharme sin catete, desvestirme sin ayuda… son pequeñas alegrías”.

En concreto las disfruta desde hace un año cuando su madre, con 39 años de edad y toda la conciencia del mundo, decide donarle su riñón en vida: “Estamos más unidos que nunca, de manera literal. El lazo que compartimos es muy grande y me enorgullece ver a mi hijo tan bien, tan sano”, afirma.

A los pocos minutos de conocer a esta entrañable familia me doy cuenta de la debilidad que Luisa tiene por Santi. Cuando él se distrae charlando con sus hermanos, Nerea, Paula y Jorge, me confiesa que el camino “ha sido muy duro pero volvería a hacerlo”.

Y aún hay más: “Cuando nació Santi yo tenía 20 años y me vi con un bebé metida en un mundo de médicos y técnicas de enfermería que me superaban… a mí y a cualquier niña de mi edad. Pensé que si estudiaba todo sería mejor, entendería mejor la enfermedad de Santi y haría lo mejor para él. Lo cierto es que me presenté al acceso a la universidad y de ahí a enfermería en el año 2003. En ese momento yo tenía 3 hijos, la más pequeña con 2 años… Al cabo de 3 años terminé la diplomatura… sin duda, con lo que nos ha tocado vivir, ha sido lo mejor que he hecho en mi vida. Aunque por la cercanía con el paciente, que en este caso era mi hijo, el saber a veces suponía un arma de doble filo”.

Sonrío sorprendida. Iba a entrevistar a un joven escritor que se ha sometido a 42 operaciones y la figura de la incansable Luisa me encandila. Gracias a ella esta familia es pura energía y superación. “Mi madre me donó su riñón en vida. Me ha dado la educación y los valores”, relata Santi. “Y por si todo eso fuera poco, me anima a que siga escribiendo y a que consiga el título de la ESO. Ella es el espejo en el que me miro cada día”.

Y así, cada día Santi cumple su promesa de superarse porque hoy no es el momento de hacer balance. “He sido una cabeza loca, un joven rebelde y quiero seguir trabajando por mejorar. ¿Sabes? Hasta hace poco iba cuesta abajo y la fuerza de mi familia junto a la escritura me han ayudado a coger carrerilla”, apunta.

Devoraba libros en el hospital (en una semana llegó a leerse 3 ejemplares de 400 páginas) y con la ilusión y la rabia que le suponía la diálisis, lápiz en mano, comenzó a escribir todo cuanto sentía dando lugar a ‘Corazón desangrado’, su primera obra.

-Ahora quiero mejorar, estoy inmerso en mi segunda novela donde habrá 10 personajes con un criterio objetivo de los hechos.

-¿Es un relato biográfico?

-¡Sí, claro! Tengo mucho que contar e intento conectar más con el lector.

-¿Dónde podemos encontrarte?

-En uno de los personajes: padece una enfermedad pero no se rinde porque tiene que localizar  a dos menores desaparecidos. Me gusta llevarlo al límite sin que se rinda. Esa es mi esencia.

El 20 de junio de 2017 Santi recibía su nuevo y sano riñón. Se trata de la operación número 42, la última gracias a su madre Luisa.

“La escritura lo ayuda a a plasmar su sufrimiento a través de sus protagonistas. Ahora está más centrado y sereno y su calidad de vida ha mejorado enormemente”, reconoce satisfecha.

2 Comentarios
  • Santi
    Publicado a las 12:47h, 12 junio Responder

    Impresionante, son las primeras palabras que puedo conjugar en mi mente, ya que leyendolo me he visto en las circunstancias y cada palabra que nos relata es pura como el agua de un rio. Solo he podidodo deslumbrerme y esperar a que algui asì de profesional quisiera saber los tropiezos,fallos,errores; y salidas adelante de un escritor dolido. Un placer y mil gracias María Jose.

    Atentamente:Cokron

  • Loren
    Publicado a las 12:23h, 14 junio Responder

    Para ustedes no hay imposibles en la vida, Los dos son capaces de cruzar mares y desiertos con tal de llegar al objetivo . Gracias por compartir un ejemplo de vida.
    Tenerte como ejemplo de una amiga luchadora es lo mejor q me ha pasado. En ti puedo ver que la lucha vale la pena, que al final del camino siempre tenemos buenas recompensas. TQM??

Deja un comentario