MJ Rodriguez | Presentando Galas, Descubriendo Ciudades
16341
post-template-default,single,single-post,postid-16341,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive
 

Presentando Galas, Descubriendo Ciudades

Presentando Galas, Descubriendo Ciudades

A veces viajamos a lugares remotos sin apreciar lo que tenemos cerca de nosotros, sin conocer parajes vecinos. Hace unos días cuando acudí por trabajo a Benidorm me ocurrió esto que cuento.

Se encuentra a unos pocos kilómetros de Murcia y embriagada por el ánimo de sus calles, su gente y sus playas, tenía la sensación de que había cogido un vuelo o un tren y me encontraba bastante más lejos de casa, desconectando de la rutina y recuperando un verano sin fin.

Menudo descubrimiento.

Llegué el viernes por la noche para realizar el primer ensayo del que sería el evento más importante de los últimos meses en la ciudad de los rascacielos.

Se trataba de la Gala 40 Aniversario de ‘AICO’, la Asociación Independiente de los Comerciantes de Benidorm y Alrededores: todo un reto.

Cuando Alberto Giulianotti, Director Ejecutivo de la Agencia de Comunicación Corporativa ‘Blau Comunicación’, me explicó el objetivo de una noche tan especial, enseguida entendí la responsabilidad de mimetizarme con su gente y que comprendieran el mensaje que yo les transmitiría.

Pretendían que los comerciantes se reconectasen con la ciudad, que aprovechasen el lugar en el que estaban sus negocios ya que por Benidorm pasan cada año miles de personas, toda una garantía de éxito para seguir creciendo, y que tal y como rezaba el lema de este cumpleaños se convirtiesen en el “escaparate de la ciudad”.

Tras mi intensa jornada laboral como reportera y después de haberme estudiado el guión en mis escuetos descansos, Benidorm me acogió reconfortante y expectante.

Me cité con Alberto y con Juanma Rodríguez, Productor Audiovisual, en una de las calles más céntricas para conducirme hasta un enclave único: el Mirador del Castillo. En él se unen imponentes las playas de Benidorm: la de Poniente y la de Levante, y aunque apenas se celebran eventos debido a su exclusividad, el 40 Aniversario de ‘AICO’ bien merecía que los cánones dejasen de serlo.

Decenas de residentes y turistas se acercaban durante el ensayo deseosos de que llegase el sábado para acudir al espectáculo en directo. Amablemente les explicábamos que se trataba de un evento privado en el que había invitadas unas 500 personas.

Giulianotti me presentó a Raúl Parra, Presidente de la Asociación de Comerciantes. Un tipo joven que hablaba entusiasmado de los nuevos tiempos reconociendo que tras cuatro décadas de subir y bajar la persiana de sus negocios bien se merecían una fiesta por todo lo alto.

Raúl reconocía la gran labor que habían realizado los antiguos presidentes y sus juntas directivas y hacía hincapié en recordar que entre todos habían conseguido que el comercio local se hubiese convertido en el motor de la ciudad.

Su padre, Don José,  también perteneció al gremio y de él heredó la disciplina, la constancia y el respeto hacia la clientela. Ahora quería aunar a los comerciantes y motivarlos y para ello confió en ‘Blau Comunicación’.

Alberto y su equipo tomaron buena nota de los deseos de Parra y para esta décima gala decidieron hacer algo especial: llevarían a cabo una investigación.

Se preguntaban qué pensarían los clientes cuando pasaban por las calles, ¿qué les llamaba la atención de los comercios?

Llevaron a cabo una criba de los comerciantes referentes, bien por la comunicación, bien por el mobiliario. Entrevistaron entonces a Isabel de La Tienda Amarilla, a Mari Cruz de Florentine o a Darío de Ale-Hop quienes representaban a todos sus compañeros.

Apasionados con su trabajo, cada uno de ellos relataba cómo habían hecho crecer su marca. Me aprendí sus nombres, recordé sin esfuerzo sus caras… y cuando los conocí en persona lo primero que esbocé fue un “enhorabuena” por su valentía y emprendimiento.

Materializar la idea de Raúl y hacerla realidad con los comerciantes como protagonistas no hubiese sido posible sin la dedicación de la citada agencia. No exagero si afirmo que estos expertos en el sector de promoción turística desde 2006 prepararon el evento con una rigurosidad inaudita.

Aquí podéis ver un momento de la gala interactuando con Paco Limón, uno de los socios fundadores de ‘Aico’:

Lo cierto es que me gusta rodearme de gente profesional que me aporte, me enseñe y me haga crecer y en Alberto, Juanma y el resto del equipo encontré todos estos valores multiplicados por mil.

Confiaron en mí (lo cual suponía una enorme responsabilidad) y me cuidaron tanto que ahora, días después, redacto este post agradecida.

Todos estos factores unidos hicieron que el evento fuese un éxito y creo que no hay nada más gratificante después de la dedicación y el esfuerzo.

Tanto las autoridades (sobre todo el alcalde de la ciudad, Don Antonio Pérez) como los comerciantes nos mostraron su cariño y agradecimiento de manera constante. Durante el cátering y mientras la música en directo sonaba de fondo tuve la oportunidad de saludar a la mayoría de los presentes y recuerdo especialmente las palabras de una señora que me preguntó extrañada de dónde era: “Nos has tratado como si nos conocieras de toda la vida”, decía, cuando realmente la que se sentía una vecina más era yo misma.

Acudí para conducir una gala y me llevé mucho más que eso. He conocido la amabilidad de Benidorm con sus calles repletas de vida, su agua transparente y sus comercios emergentes.

Brindo por todo ello y por el deseo de ser fiel testigo de sus próximos 40 cumpleaños.

1Comentario
  • Isabel
    Publicado a las 12:45h, 02 octubre Responder

    Recuerdo de mi niñez, los grandes escaparates que acariciaban mi vista y me adentraba en un mundo lleno de fantasías, sueños y esperanzas.
    Asomaba la cabeza por la puerta y Manolo el zapatero me enseñaba esos rojos zapatos de tacón. Seguía andando y doña Dolores a tu sábado la colcha nueva de su colchoneria. Pedro el ferretería conversaba con el panadero de al lado.
    La calidez envolvía las calles y leyéndote María José me has vuelto al pasado con la alegría de ver y sentir que estamos en el ahora y todo no se ha perdido.

Deja un comentario