MJ Rodriguez | Los Rostros del Banco de Alimentos
16478
post-template-default,single,single-post,postid-16478,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive
 

Los Rostros del Banco de Alimentos

Los Rostros del Banco de Alimentos

Cada vez que Bonifacio Fernández se acercaba a nosotros se emocionaba. Ayudado de su bastón y con paso tranquilo, nos sonreía, nos observaba y algo fugaz pasaba por su mente… algo que lo hacía volver a 2009. Fueron los inicios: en ese año, junto a otros 3 jubilados, decidió erradicar el hambre que azotaba a un gran número de familias.

En aquel entonces era joven, se había dedicado al mundo de las conservas y al de los seguros hasta que unos serios problemas de espalda le dieron la invalidez. Sabiendo que sin muchas fuerzas pero sí con muchas ganas se podían conseguir cosas extraordinarias, Boni (como así lo llamamos cariñosamente) se ofreció como voluntario de la Fundación FADE en un conocido hospital de Murcia y durante dos años estuvo “acompañando a los enfermos que estaban solos, no recibían visitas y los voluntarios éramos todo lo que ellos tenían”, me cuenta.

Ese solo fue el principio de décadas de continuada generosidad. Lo que ahora conocemos como el ‘Banco de Alimentos del Segura’ de Murcia (hay otro Banco con sede en Cartagena) con una nave de 1.700 metros cuadrados y gran capacidad para toneladas de comida, comenzó siendo un almacén prestado y cuatro amigos dispuestos a todo: “Conmigo estaban Mauricio, Luis y Juan Manuel, todos jubilados. Conducíamos nuestros propios coches, recuerdo que yo tenía un Mondeo y me dirigía a las empresas de toda la Región buscando alimentos”, relata.

A diferencia del funcionamiento actual, la comida que lograban recoger se llevaba a las personas necesitadas directamente. “La gente nos llamaba y nos decía que había familias que lo estaban pasando mal y que estaban en riesgo de exclusión social así que viajábamos de un lado a otro pidiendo ayuda. Aún recuerdo que uno de nuestros primeros destinos fue Calasparra donde logramos recoger 20 kilos de arroz”, me explica Boni.

Aquel 2009 recogieron un total de 2.500 kilos de alimentos para particulares y después comenzaron a colaborar con entidades como las ‘Hermanitas de los Pobres’, ‘Hogar de Betania’ y ‘Hogar de Nazaret’.

“Durante los próximos años se fue incrementando la recogida de alimentos y pasábamos de un almacén a otro. En 2011 nos llamaron de la Federación Española del Banco de Alimentos (FESBAL) para conocernos y firmamos un acuerdo de adhesión en 2012”. Y añade: “Desde entonces trabajamos juntos despertando el espíritu solidario y difundiendo valores humanos y culturales”.

Boni actualmente es el presidente del ‘Banco de Alimentos del Segura’ y lo cierto es que la historia de este logro también podría ser contada a través de la biografía de Antonio Sánchez, Antonio Crespo, José López, Stephan Henricot o Juan Jesús Sánchez… personas que dedican su tiempo y su esfuerzo para que alrededor de 30.000 personas en la Región de Murcia se vean beneficiadas con dichas campañas de recogida a través de un gran número de entidades benéficas.

Todos ellos insisten en que la labor de esta organización sin ánimo de lucro no sería posible sin el voluntariado y las cifras hablan por sí solas: 21 millones de kilos de alimentos han sido donados por los españoles en esta V campaña y 130.000 voluntarios han formado parte del éxito.

¿Quiénes son estas personas? ¿Por qué lo hacen?

 

Abel (19 años) se unió porque le gusta “ayudar y ver que los demás están contentos”. Estudia Administración y Gestión de Empresas y aquel día corría por los pasillos ilusionado: “Me prestaron un chaleco y me acerqué los dos días seguidos. Lo que sentí en esos momentos fue satisfacción al ver la sonrisa de la gente al donar”. Este murciano, que desea presentarse a las pruebas de la Legión Española, reconoce que le gustó “ver a tanta gente joven colaborando”. Además ha ayudado en ‘RedMadre’ y con otras asociaciones de alzhéimer.

 

Lola (69 años) es farmacéutica especialista en Farmacia Hospitalaria. “Cuando me jubilé me propuse realizar las asignaturas pendientes que no pude por el trabajo o la crianza de mis dos hijos y una de esas asignaturas era participar en la ayuda humanitaria”. Ha colaborado con el Banco de Alimentos durante tres años seguidos con esta y otras campañas como la ‘Operación Kilo’. “Este año he disfrutado mucho porque además de los 14.428 kilos de alimentos que recogimos en el supermercado en el que estuve coordinando, he conocido a unos voluntarios estupendos”.

 

Pilar (42 años) afirma que no era voluntaria pero días antes en la televisión “se informaba de que hacía falta bastante personal y al día siguiente llamé y me apunté”. Se dedica a la banca y ha estado ocho semanas de baja por un problema en el hombro aunque ese día “no notaba ni cansancio: el hombro me dolía pero ver la cara de satisfacción de esas personas fue muy gratificante… ¡Y encima nos daban las gracias a nosotros!”. Está convencida de que el año que viene volverá.

 

Daniela (9 años) cuida y dona su ropa y sus juguetes. “También recojo todos los tapones para los niños que los necesitan y me gusta participar en las carreras solidarias de mi colegio”. Con nobleza e inocencia nos explica la importancia del objetivo de la gran recogida a través de un  dibujo: “En esta cara del folio están los niños sin recursos tristes en su casa… Aquí están felices porque mucha gente les ha ayudado con comida”.

Ahora entiendo por qué Boni se emocionaba al ver allí a tantas personas jóvenes y mayores, hombres y mujeres que forman parte de una sociedad solidaria. Éramos el reflejo de lo que un día él creyó que sería posible.

*En los 56 Bancos de Alimentos de España se siguen necesitando voluntarios para el almacenamiento y distribución de los alimentos.

Si deseas colaborar con el ‘Banco de Alimentos del Segura’ puedes hacerlo en el 868 600 036 o a través de la web basmur.org

2 Comentarios
  • Antonio Almela Fernandez
    Publicado a las 23:07h, 10 diciembre Responder

    Doy fe de la maravillosa labor de esta y otras organizaciones (mis dos hijas son Scout y colaboran en la recogida del banco, Cáritas, …), año tras año se muestran más entusiasmadas.
    En cuanto al post, sencillo y concreto. Enhorabuena por la dar voz a esos héroes anónimos.

  • Bonifacio Fernández Núñez
    Publicado a las 23:28h, 10 diciembre Responder

    Certifico la realidad de MJ Rodríguez ha sabido captar la inmensa satisfacción que una persona puede sentir cuando lo natural se hace especial y el darse a los demás con olvidó de uno.
    Desde mi perspectiva puedo confirmar lo que decía un Santo de nuestro tiempo “Soñado y os quedareis cortos”
    Esos principios con la ayuda de muchas personas como tú se están haciendo realidad.
    GRACIAS

Deja un comentario