MJ Rodriguez | ‘Juego de Tronos’ se enamora de Carboneras
16236
post-template-default,single,single-post,postid-16236,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive
 

‘Juego de Tronos’ se enamora de Carboneras

‘Juego de Tronos’ se enamora de Carboneras

Levantando un gran revuelo, como si de un dragón de la Princesa Khaleesi se tratara, casi 400 personas llegaron en furgonetas y camiones a una de las zonas más tranquilas y refulgentes de Almería: el Faro de Mesa Roldán en Carboneras.

La archiconocida serie Juego de Tronos elegía este paisaje almeriense como escenario del sexto capítulo de la misma.

No se trata del único espacio de la provincia que eligen para embellecer sus capítulos (también han grabado en la Alcazaba), pero a mí lo que me llama la atención no es tanto que una serie de este calibre se enamore de mi tierra sino la reacción y las historias de los vecinos que viven en estas localizaciones durante todo el año: ¿Cómo vivieron ellos este insólito “momento de fama”?

Empecemos por Mario Sanz, farista desde hace 25 años. Trabaja y vive en Mesa Roldán por lo que el faro es su casa. Aunque él está acostumbrado la expectación, puesto que organiza visitas guiadas para todos aquellos que quieran conocer los entresijos de este hito luminoso, la llegada masiva de actores, productores o técnicos de esta famosa serie no dejó de sorprenderlo: “Me invadieron durante ocho días. La barrera que hay desde la carretera hasta la meseta fue suprimida por necesidades del guión. Los curiosos apenas se podían acercar ni hacer fotos debido a las altísimas medidas de seguridad”.

Mario nos muestra las vistas, el “escondite” desde donde él pudo captar las fotos (y que ha cedido para este post, ¡gracias!). La torre donde se ubica el ojo del faro:

Para llegar hasta la guía de náufragos recorremos primero un auténtico museo, literal. Mario conserva y expone todo tipo de detalles y reliquias relacionados con el mar que los pescadores encuentran faenando: mapas, linternas, balizas, farolas y otras dádivas en las vitrinas que bien podrían servir como souvenirs de la calle más comercial de la zona: sellos, calendarios, lienzos, maquetas, imanes e incluso cervezas con la imagen del faro como protagonista.

Es obvio que Mario ama el mundo de los faros.

Su función es la de reparar, revisar y mantener en perfecto funcionamiento y buen estado físico el faro de Mesa Roldán, el de Garrucha y el de La Polacra (también inspecciona todos los puertos, piscifactorías y boyas que hay entre Carboneras y el límite con la provincia de Murcia, viendo que todas las luces funcionen como deben).

Actualmente en la provincia de Almería hay 11 faros, 10 de ellos en funcionamiento. A lo largo de su historia han tratado de guiar a los navegantes que faenan o pasan por las costas de esta provincia, constituyendo una línea de iluminación del litoral por la que se orientan los marinos de cualquier nacionalidad.

“Cada edificio y cada torre son diferentes, con distintas alturas según su situación respecto al mar y con características luminosas diferentes para poder ser identificados de noche”. Mario me informa de todo lo relacionado con estas torres de luz desde su despacho, situado en el museo.

Allí este joven farista se esfuerza por mantener vivo el rigor de los faros plasmando su historia en las páginas de ‘Los pájaros de mi playa’ y ‘Naufragios y sucesos en el mar de Almería. Siglo XIX’, sus últimos libros.

“Detrás de cada uno de los faros de Almería han estado los torreros, sus familias, los ingenieros, ayudantes y demás trabajadores que los han construido y mantenido y han dado su trabajo, su sudor y a veces su vida porque la luz de los faros no se extinguiera nunca”.

Él rescata sus historias en ambas publicaciones mientras dedica su vida a orientar a los marineros, y si bien todos los faristas se merecen que su historia sea contada, ya se han encargado en Juego de Tronos de resaltarlos sobre el mapa cinematográfico.

Aunque Mario no fue el único sorprendido con la vehemente llegada del equipo de la serie. Un día, Ana Belmonte, quien regenta uno de los restaurantes con más solera de la zona, recibió una llamada de la Policía Local de Carboneras: “Fue en la festividad de la Inmaculada, estábamos cerrados y los agentes me dijeron que el equipo de Juego de Tronos quería comer aquí, que abriese para ellos”. Añade divertida: “Yo no los conocía, vinieron el sábado a cenar y el domingo a comer. Pidieron sobre todo arroz y pescado fresco. Y vino, ¡bebían mucho vino tinto!”.

‘El Pescador’ cuenta con apenas siete mesas y todas se dispusieron para ellos. Disfrutaron con los galanes y el róbalo que esa mañana trajo el padre de Ana, don Martín.

Las paredes del establecimiento son fiel reflejo de su historia, ya que tiene 70 años y pesca desde los seis. “La primera vez que salí a faenar fue en la playa de los Cocones, ¡que no había ni puerto!”, recuerda.

Me cuenta con añoranza y con un trato familiar que sale bien temprano a pescar y es su mercancía la que su hija ofrece en el restaurante: “Así llevamos 38 años, desde que lo abrió mi esposa”, puntualiza.

Ana, Martín o Mario son personas que brillan con luz propia, como los faros. Humildes y trabajadores, ninguno de ellos conocía la serie y sin pretenderlo han sido tan protagonistas como los actores de los Siete Reinos en la provincia de Almería.

*Para visitar el Faro Mesa Roldán: mariosanzcruz@hotmail.com

(Las visitas guiadas para grupos necesitan un permiso previo de la Autoridad Portuaria)

Para reservar en ‘El Pescador’: 625 510 403

2 Comentarios
  • Isabel
    Publicado a las 14:22h, 11 septiembre Responder

    Nos sumergimos en un mundo de dragones, princesas y reinos.
    Cada logro, cada batalla ganada es la nuestra.
    El mundo de los sueños y la fantasía nos ha invadido. Y es tan real como la vida misma
    Tenemos el mar, el faro y los paisajes cómo los de nuestra Almería delante de nuestros ojos. Y el héroe que hay dentro de nosotros quiere ganar la batalla al odio, al miedo, la soledad y la intolerancia.
    Parece lejano e irreal, pero el éxito de la fantasía es lo cercano que esta de nuestra realidad.
    María José Gracias.

  • Gregorio Martínez Peinado
    Publicado a las 16:24h, 16 septiembre Responder

    Sorprende lo cerca que tenemos paisajes y monumentos que muchas veces nos pasan desapercibidos, pero que son capaces de atraer la atención de los responsables de series como “Juego de Tronos” y que nos abren los ojos a ellos.

    Siempre me ha fascinado la relación mágica entre faro y mar. También la existente entre farero y navegantes al ser aquel el que cuida la luz que ha de llevar a éstos a su destino. Una profesión con los tintes románticos de otras épocas, llevada a cabo por hombres solitarios, valientes y admirables.

    Tomo nota para visitar los lugares que Mª José nos muestra su reportaje, incluyendo el museo de Mario y sin dejar de reponer fuerzas en “El Pescador”.

    Gracias, Mª José.

Deja un comentario